Ya sabes que además de realizar la instalación de cortinas en Leganés, en nuestro establecimiento nos encargamos de todo el proceso previo: diseño, corte y confección de aquellas piezas textiles que mejor se adapten a tus ventanas y a las características de tu hogar.

Aprovechando nuestra experiencia en este sector, hoy nos gustaría contarte las diferencias básicas que existen entre una cortina y un visillo, que aunque para algunos de vosotros serán más que evidentes, a nuestra tienda de instalación de cortinas en Leganés, llegan muchas personas que no lo tienen tan claro.

Las principales diferencias entre una cortina y un visillo residen en el tipo de tela con el que están elaborados y en el tamaño. Mientras que una cortina está elaborada con telas más gruesas, opacas y con cualquier tipo de estampado, cuando hablamos de un visillo nos estamos refiriendo a una cortina confeccionada con tela muy fina, de colores claros y que resulta casi transparente para permitir el paso de luz.

Obviamente esta diferencia en la materia prima tiene que ver con el objetivo de ambas piezas. Mientras que unas cortinas, además de tener una marcada función decorativa, tienen como cometido proporcionar opacidad a la estancia en la que se encuentran e impedir las miradas curiosas, el visillo tiene una función puramente estética y está orientado a no dejar las ventanas desnudas pero sin impedir el paso de luz. Los visillos no buscan proporcionar oscuridad ni conseguir una total privacidad, todo lo contrario.

Por este motivo tienen tamaños diferentes. En muchas ocasiones se colocan visillos que tienen el tamaño exacto de la ventana y encima de ellos se instalan cortinas que llegan hasta el suelo y ocupan todo el largo de la pared.

En La Campana elaboramos ambas piezas a medida. Estudiamos que opciones encajan mejor en tu casa y nos encargamos de la confección y colocación de las mismas.